Visión y aprendizaje

Los problemas de aprendizaje cuando “mi hijo se esfuerza mucho”

¿Cuántas veces estamos ante niños que se esfuerzan y trabajan, pero hagan lo que hagan no consiguen retener ni aprender gran cosa? La dificultad en la lectura, escritura y comprensión son tan evidentes, que llegamos a pensar que nuestros hijos no llegan ni llegarán nunca a ser cómo los demás.

En nuestra consulta llegan padres y niños en esta situación, y en la mayoría de casos son niños con dificultades o trastornos en el lenguaje, desorganización a nivel motor y escasas habilidades visuales. Con un buen y constante trabajo, estas tres áreas se pueden reordenar, consiguiendo un buen desarrollo intelectual, social y emocional del niño.

¿Diferencias entre tener bien la visión o ver bien?

La visión es un conjunto de habilidades que nos permiten interpretar, identificar y dar significado a lo que vemos. En cambio, ver un 100% significa que la agudeza visual es buena a 6 metros, pero esto no significa que tengamos las habilidades necesarias para el aprendizaje.

¿Cómo afecta la visión al aprendizaje en los niños?

Los problemas de aprendizaje, algunas veces se relacionan con dificultades visuales, que pueden tener su origen en una incorrecta visión perceptual en el procesamiento de la imagen,  problemas en el enfoque, la convergencia o la coordinación entre ambos ojos, entre otros.

Se sabe que una carencia visual dificulta el aprendizaje, pues gran parte de los conocimientos se adquieren de forma visual. Por ello, es necesario un examen de visión completo cuando un niño empieza a presentar dificultades desde temprana edad.

Por ejemplo, para que un niño pueda leer tiene que coordinar sus ojos para no ver doble, converger correctamente, enfocar y finalmente mover los ojos de manera eficaz para no perderse durante la lectura. Además, para que consiga una buena comprensión de lo que lee, es necesario que tenga unas correctas habilidades perceptuales.

Si el niño tiene carencias en alguna de sus habilidades visuales, puede tener problemas de aprendizaje, que se reflejarán en dificultades lectoras y, por tanto, el niño evitará leer.

¿Por qué los padres no relacionan la visión con la dificultad en el aprendizaje?

Los problemas visuales no son tan evidentes. El padre de un niño que se acerca demasiado a la televisión pensará que su hijo tiene miopía y lo llevará al oftalmólogo, pero hay otros problemas menos conocidos, como los de percepción visual, espacial u orientación, que no son detectables por un padre y en cambio, suelen tener una repercusión directa en la capacidad de aprendizaje del niño.

De hecho, para la mayoría de las personas es difícil pensar que un niño con una buena agudeza visual pero con problemas de aprendizaje, es porque tiene un problema de visión. Por eso, aconsejamos en las edades de aprendizaje, la necesidad de una evaluación exhaustiva por un optometrista y no sólo una revisión estándar de la agudeza visual.

¿Cuándo podemos asociar problemas de aprendizaje con una mala visión?

En la siguiente tabla, detallamos ciertos signos, síntomas, comportamientos o trastornos que presentan los niños con problemas de aprendizaje, derivados de un problema de visión.

Síntomas comunes

Características o causas comunes

Ve borroso.

Se frota los ojos con frecuencia.

Desvía un ojo.

Hipermetropía

Astigmatismo

Mueve la cabeza cuando lee.

Tiene una comprensión lectora lenta.

Cambia el orden de las palabras o letras.

Sigue con el dedo cuando lee.

Pierde el punto, salta de línea.

Problemas de movimiento ocular
Se tapa un ojo.

Posición de la cabeza de tortícolis.

Se acerca mucho cuando escribe y gira la cabeza anulando uno de los ojos.

Problemas de visión binocular, lo que no permite coordinar los ojos juntos con eficacia (estrabismo, problemas de fusión, estereopsis, ambliopía u ojo vago)
Se acerca mucho al papel.

Se queja de visión borrosa.

Pobre comprensión lectora.

Se le cansan los ojos.

Le duele la cabeza cuando lee.

Problemas de enfoque
Confunde palabras que empiezan de forma similar.

Tiene dificultad para reconocer letras.

No distingue entre la idea principal y los detalles.

Problemas para aprender conceptos básicos, tamaño, magnitud y posicionamiento.

Problemas de percepción visual de formas
Problemas para visualizar lo que lee.

Pobre comprensión lectora.

Problemas de conceptos matemáticos.

Pobre representación del material.

Problemas de memoria visual
Escritura y dibujo descuidado.

No se mantiene sobre la línea.

Pobre habilidad para copiar.

Puede responder oralmente, pero no por escrito.

Problemas en la integración visual-motora
Problemas para aprender la derecha y la izquierda.

Invierte letras, números y palabras.

Problemas para escribir y recordar letras y números.

Dificultad en la lateralidad y la direccionalidad
No sabe estar quieto.

Se pone de pie sin darse cuenta.

Se cae de la silla.

Es patoso.

No le gustan los deportes de equipo.

No sabe coger el lápiz.

Pobre integración motora

¿Cuándo podemos asociar problemas de aprendizaje con una mala visión?

En la siguiente tabla, detallamos ciertos signos, síntomas, comportamientos o trastornos que presentan los niños con problemas de aprendizaje, derivados de un problema de visión.

Síntomas comunes

Características o causas comunes:


Ve borroso.
Se frota los ojos con frecuencia.
Desvía un ojo.
Hipermetropía y/o astigmatismo.
Mueve la cabeza cuando lee.
Tiene una comprensión lectora lenta.
Cambia el orden de las palabras o letras.
Sigue con el dedo cuando lee.
Pierde el punto, salta de línea.
Problemas de movimiento ocular.
Se tapa un ojo.
Posición de la cabeza de tortícolis.
Se acerca mucho cuando escribe y gira la cabeza anulando uno de los ojos.
Problemas de visión binocular, lo que no permite coordinar los ojos juntos con eficacia (estrabismo, problemas de fusión, estereopsis, ambliopía u ojo vago).
Se acerca mucho al papel.
Se queja de visión borrosa.
Pobre comprensión lectora.
Se le cansan los ojos.
Le duele la cabeza cuando lee.
Problemas de enfoque.
Confunde palabras que empiezan de forma similar.
Tiene dificultad para reconocer letras.
No distingue entre la idea principal y los detalles.
Problemas para aprender conceptos básicos, tamaño, magnitud y posicionamiento.
Problemas de percepción visual de formas.
Problemas para visualizar lo que lee.
Pobre comprensión lectora.
Problemas de conceptos matemáticos.
Pobre representación del material.
Problemas de memoria visual.
Escritura y dibujo descuidado.
No se mantiene sobre la línea.
Pobre habilidad para copiar.
Puede responder oralmente, pero no por escrito.
Problemas en la integración visual-motora.
Problemas para aprender la derecha y la izquierda.
Invierte letras, números y palabras.
Problemas para escribir y recordar letras y números.
Dificultad en la lateralidad y la direccionalidad.
No sabe estar quieto.
Se pone de pie sin darse cuenta.
Se cae de la silla.
Es patoso.
No le gustan los deportes de equipo.
No sabe coger el lápiz.
Pobre integración motora.

El diagnóstico. ¿Cómo saber si un niño tiene dificultad en el desarrollo del aprendizaje por un problema de visión?

Cuando estamos ante alguno de los síntomas o trastornos explicados en el punto anterior, no son suficientes los controles rutinarios del colegio o el pediatra, es necesario realizar un examen exhaustivo de la visión por parte de un optometrista especializado en desarrollo infantil.


Terapia o tratamiento para el aprendizaje infantil

Primero es necesario un buen diagnóstico motor y visual para identificar las carencias en el desarrollo motor y visual del niño. Con este análisis podremos diseñar un tratamiento personalizado de duración a concretar según el caso, que consistirá en la combinación de las diferentes técnicas que se estimen necesarias, tales como graduar la vista, tratamientos auditivos, terapia visual, técnicas de desarrollo motor y lateralidad o reflejos primitivos, entre otros.

Resuelve tus dudas o solicita una cita

Llámanos al +34 93 456 49 82 /+34649346647 o si lo prefieres, rellena el formulario:

He leído y acepto la Política de Privacidad y de Protección de Datos